miércoles, 21 de febrero de 2007

La guerra contínua con la distacia

Los 'te quiero' no se dicen con palabras, se dicen con las manos, con los movimientos incontrolados del cuerpo...


No soy nada si no siento a las personas, si no las huelo, las rozo, noto como es la piel, las uñas, los tendones de los pies, el esternón, la elasticidad del lóbulo de las orejas...
Mi dedo encima de tus labios, el grosor de tu pelo, el famoso bósforo de Almacy... Alla donde intuyo los riñones, donde están tus omoplatos, tus claviculas, las curvas cuyo nombre no sé desde la cintura, partiendo desde los huesos de las caderas...
Me gusta pedirme partes del cuerpo, ¿de quien será mi próximo hueso tras la oreja?

1 comentario:

wini dijo...

Buah ya ves, a mi tb me pasan estas cosas... mi cuerpo se sincera inconscientemente, a veces me soprendo a mi misma tocandome demasiado el pelo, poniendo demasiado esa cara mona cuando escucho... o luego siendo incapaz de no tener contacto fisico: ni que sea una chorrada como sacarle una bolita del jersey, peinarle una ceja, jugar a algo con las manos -como dar palmas o un pulso chino-, andar a su alrededor como el revoloteo de una abejita...

Decir "te quiero" es una redundancia!!