martes, 15 de junio de 2010

150 palabras

Lo difícil que supone participar en concursos no es el reto de escribir algo nuevo, si no de creer que tienes algo ya en tus anales que se ajusta perfectamente a las bases de una convocatoria... pero que para ello tienes que modificar o hacer encajar.

150 palabras, temática de baloncesto. Aunque fuesen 150 páginas me quedaría corta...

Así que mientras intento recortar, retallando de un lado y de otro, robándome palabras a mi misma, haciendo encajar la vida entera de un personaje en tal espacio, retomo un par de párrafos que perfectamente podrían concursar si la extensión fuese el doble, por ejemplo...

"-He visto que estabas hablando con Uriarte, ¿le conoces? -preguntó él.
-No. Es más, sigo sin saber muy bien quién es- respondió Anna.
-Nunca te gustó el baloncesto -Diego chasqueó la lengua y sonrió.
-Mentira. Es sólo que no me enteraba…

Ambos se quedaron callados. Diego estiró su brazo y con la mano cogió un mechón del pelo de Anna, que llevaba suelto.

-Cómo te ha crecido el pelo.

Diego apartó la mano y se la llevó al reloj para mirar la hora.

-Bueno, tengo que seguir, estoy trabajando.
-Ah, claro.

Él se inclinó y la besó en la mejilla. Un beso sutil, muy corto, apenas le rozó la piel.
Sonrió y se fue por el lugar por donde había venido, sacándose una libreta del bolsillo de la chaqueta. Los segundos entre la marcha de Diego y su primera exhalación fueron eternos. Segundos en los que Anna sintió que el cerebro le apretaba y la cabeza le iba a estallar. Como una lluvia de estrellas fugaces, se empezaron a abalanzar imágenes en su mente, aquellas que creía que ni siquiera mantenía en el recuerdo, momentos que no parecían especiales.
En un segundo supo que un equipo de baloncesto tiene siete suplentes, que la posesión del balón de un equipo vuelve a ser de veinticuatro segundos si tira a canasta y ésta toca el aro aunque no anote, que los pantalones de los jugadores no pueden tener bolsillos y que si un equipo en ataque vuelve con la pelota hacia atrás más allá de la mitad de la pista se llama “campo atrás”. También supo que los cuartos en la NBA duran doce minutos, y no diez como en las ligas europeas.
Y no sabía por qué, pero sabía todo eso. Lo había almacenado en su cabeza durante seis meses y ahora, un año y medio después, lo estaba soltando de donde quisiera que lo tuviera amarrado.
"

(Fragmento del capítulo 12, Me alegro por ti)


Deseadme suerte en este nuevo concurso!!

2 comentarios:

L. Pavon dijo...

Piel de gallina
Suerte Naino!!!

Kim Attacks dijo...

Suerte ;-)